Contacto

La Necesidad de Velocidad y Adaptabilidad Requiere un Sistema Nervioso de Retail

Dec 2, 2020 4 min.

Las economías de escala han dado lugar a organizaciones de retail cada vez más grandes. Hoy en día, muchos retailers gestionan decenas de miles de productos, suministrados por cientos de proveedores, entregados en miles de tiendas, y finalmente a millones de consumidores. Por si no fuera suficiente, también tienen que actualizar su surtido constantemente, ejecutar promociones y actualizar sus tiendas y canales online para seguir siendo relevantes para sus clientes.

Como en muchas otras industrias, los retailers han intentado gestionar esta complejidad estableciendo funciones separadas – comercialización, cadena de suministro y operaciones– con equipos especializados, cada uno con la tarea de ejecutar una parte de una complicada operación. A menudo apoyándose en reuniones multifuncionales de Planificación de Ventas y Operaciones (S&OP) y de Ejecución de Operaciones (S&OE) para discutir planes y próximos cambios y asegurar que los equipos están alineados.

Esto funciona bastante bien si existe a) un claro entendimiento de como las decisiones de una función impactan en las demás, y b) una cadencia de planificación clara, como un proceso de presupuestos anual, o una revisión de rango trimestral. Pero ¿qué pasa cuando un negocio organizado en silos se enfrenta a una disrupción que simultáneamente impacta a todas las funciones y obliga a los equipos a desviarse de las cadencias de planificación normales y a tomar decisiones sobre la marcha?

La Capacidad de Adaptación del Retail Ha Sido Puesta a Prueba

La capacidad de los retailers para adaptarse con rapidez se ha puesto realmente a prueba. En la última década, los retailers han pasado de un canal online a un verdadero entorno omnicanal, ofreciendo a sus clientes una amplia variedad de opciones de entrega de compras online cada vez más rápidas, convenientes y económicas.

Al mismo tiempo, están librando una carrera de armamento tecnológico, incluyendo cajas sin contacto, centros de micro abastecimiento, centros de distribución automatizados y entregas con drones, algo que hasta hace una década parecía ciencia ficción.

Finalmente, como las cadenas de suministro se han vuelto más ágiles y globales, el retail se ha vuelto mucho más susceptible a los impactos externos, ya sean incendios, guerras comerciales, huracanes, o la actual pandemia de COVID-19.

No todos los retailers han salido indemnes. Muchos han quebrado, otros han sido adquiridos por competidores más exitosos, y otros van desapareciendo lentamente a medida que su base de clientes se va erosionando. Estos retailers no pudieron adaptarse al cambiante mercado del retail.

Pero ¿cómo puede uno gestionar la complejidad inherente al retail y mantener la eficiencia además de tener que adaptarse rápidamente a los cambios en el mercado?

La Necesidad de Velocidad y Adaptabilidad Requiere un Sistema Nervioso de Retail

Hablemos de biología por un momento. ¿Has pensado alguna vez que pasa cuando estás a punto de caerte? Normalmente, nuestro cuerpo, de alguna manera se apaña para mantenerse en pie por medio de una intrincada combinación de movimientos de brazos, piernas, espala y abdomen. Y cuando miras atrás, no sabes muy bien que ha pasado.

Esto es porque además del cerebro, responsable del pensamiento creativo y las decisiones conscientes, nuestros cuerpos tienen un sistema nervioso que ejecuta una amplia variedad de actividades sin que nos demos cuenta. El sistema nervioso recoge y comparte datos sensoriales, regula nuestras funciones vitales como la respiración, y activa los reflejos en respuesta a estímulos externos.

Al igual que el cuerpo humano, los triunfadores del retail combinan la planificación deliberativa con tecnología para la automatización. Confían en sus expertos humanos para el pensamiento estratégico y creativo, para definir las prioridades de negocio, y para aplicar las tácticas comerciales correctas, pero aprovechan la tecnología de planificación unificada basada en IA para que funcione como un “sistema nervioso” del retail, que es responsable de:

  • Recopilar continuamente enormes cantidades de datos sobre demanda, inventario, movimiento de mercancías, factores externos (como la meteorología o eventos locales), planes de negocio, y recursos y capacidad en toda la cadena de suministro.
  • Transformar estos datos en bruto en información usable sobre lo que está pasando y qué impacto tiene en todas las partes del negocio
  • Implementar de forma efectiva planes y prioridades de negocio en todas las funciones.
  • Optimizar y ejecutar automáticamente los procesos clave, como previsión de la demanda y reabastecimiento.
  • Gestionar las alteraciones de forma proactiva, por ejemplo, adelantando los pedidos proactivamente para equilibrar el flujo de productos y eliminar los problemas de capacidad.

Al combinar la experiencia humana con la tecnología de planificación y optimización avanzada, los retailers pueden innovar y adaptarse a los cambios del mercado al tiempo que garantizan una ejecución efectiva.

¿Cómo se Traduce Esto en la Práctica?

El gigante de droguerías alemán Rossmann cree firmemente en dar soporte a su equipo de planificación con una tecnología que les permita desarrollar su considerable experiencia a escala. Por ejemplo, ha conseguido el 100% de automatización en tiendas, aplicando una previsión de la demanda y reabastecimiento automáticos para 35 millones de flujos de productos.

Rossmann ha visto enormes cambios provocados por la pandemia del COVID-19, tanto en términos de aumento de volúmenes de demanda como de patrones de demanda de los clientes. Respaldado por una solución de planificación sofisticada, su equipo de expertos pudo adaptarse a los cambios del mercado sin precedentes, mientras mantenía un alto nivel de eficiencia. “Con RELEX hemos podido capear la crisis del coronavirus de forma exitosa, dar soporte a las tiendas individuales y satisfacer las necesidades de nuestros clientes con un alto nivel de servicio en este momento único de demanda cambiante”, explica Jürgen Mattulke, director de la cadena de suministro de Rossmann, en este caso de éxito reciente.

Que en estos tiempos el retail es complicado, está claro. Pero es imposible no sentirse emocionado por la variedad de oportunidades que se presentan con los avances en inteligencia artificial y la recopilación y el procesamiento de datos a gran escala.

Este blog está inspirado en los pensamientos de Bob Hetu sobre cómo la IA puede ser el sistema nervioso del negocio y el webinar de Thomas oO’Connor Position Your Supply Chain as the Nervous System of Business to Drive Success.”

Autor

Johanna Småros

Johanna Småros

Co-founder & Group Chief Marketing Officer