Contacto

Estrategias Para Abordar la Variación de la Demanda Entre Productos Esenciales y No Esenciales

Abr 7, 2020 5 min.

En este momento tan extraordinario, todo el mundo en retail está viendo cómo se está produciendo un cambio significativo en la demanda del consumidor, por un lado, ha habido un pico de compras en lo que consideramos productos esenciales: productos no perecederos, artículos de limpieza e higiene. Por el otro lado, se ha observado un descenso simultáneo en artículos de lujo, y cómo la gente cancela sus actividades de ocio, reuniones y todo tipo de eventos. Llegará un momento, en que ambos patrones se nivelarán, pero se espera que estos patrones de demanda inusuales van a continuar durante un tiempo.

Los retailers deben tomar decisiones estratégicas para gestionar de manera efectiva estos cambios impredecibles tanto a corto como a largo plazo. Nos gustaría compartir las mejores prácticas de RELEX para gestionar la demanda de los productos esenciales y no esenciales en un solo entorno.

Identificar los Productos Impactados para Vincularlos a un Evento

Es importante que los retailers empiecen identificando de forma clara qué productos son los que están experimentando un cambio significativo en la demanda. Idealmente, la solución de previsión de la demanda automatiza este proceso, o puede que lo hagan los planificadores de forma manual. Aunque lleva su tiempo, este es un paso crítico durante los períodos de demanda volátil, ya que nos dará una idea sobre qué productos reaccionar y sobre cuáles no.

El mejor método para identificar los productos afectados es comparar el pronóstico base con las ventas reales para el período de tiempo actual a nivel producto y a nivel producto-tienda o almacén. Una diferencia notable indicará un aumento o disminución de la demanda. Si la precisión de pronóstico no es fiable, lo mejor es tomar una decisión basándose sólo en las ventas. Por ejemplo, se podrían comparar las ventas recientes con la media de los últimos 60 días.

Luego, los retailers deberían crear un evento en su sistema de planificación para el coronavirus y asegurarse de que todos los productos con patrones de demanda anormales quedan vinculados a él. Al etiquetar los productos afectados en un evento, ayudamos a los planificadores tanto a corto como a largo plazo. A corto plazo, la creación de un evento ofrece a los planificadores una visión total sobre los productos que se comportan de forma normal y cuáles no. En vez de tener que gestionar todo su inventario, pueden fiarse de su sistema de planificación para manejar los productos no afectados como se hace normalmente y concentrarse en los productos excepcionales que son los que requieren más atención.

Una vez la demanda se normalice, los planificadores tienen que centrar su atención en eliminar los efectos de las ventas en coronavirus de los pronósticos futuros. Este proceso será mucho más fácil con un evento que pueda aislar los datos afectados por las ventas de coronavirus. Esto hace que los pronósticos de referencia se recuperen más rápido cuando se nivele la demanda y también garantiza que el sistema de planificación no malinterpreta las anomalías de los datos como estacionalidad.

Optimizar los Niveles de Inventario, el Espacio y el Impacto de Producto

Nuestros clientes han observado una baja demanda para productos como utensilios de cocina y artículos para el hogar – aunque es importante tener en cuenta que la demanda de producto variará dependiendo del negocio, y cada equipo de planificación debería analizar sus propios datos. Los retailers deberían ajustar reduciendo los niveles de inventario e incluso reduciendo temporalmente el surtido para productos con una baja demanda.  Al hacerlo, se libera espacio en estanterías y éste puede ser reasignado a productos con una mayor demanda que pueden generar más beneficios. Promociones y ofertas proporcionarán un cierto aumento en las ventas de artículos no esenciales, liberando espacio y capital.

Se ha de aumentar el inventario para los productos que el sistema ha identificado como de alta demanda. Se tiene que priorizar el capital, el tiempo de reposición y el espacio en estantería y de almacenamiento para cualquier producto identificado como afectado por coronavirus con una mayor demanda.

Además de los ajustes de inventario, los retailers deberían revisar los diseños de sus tiendas para maximizar el espacio en las estanterías para productos esenciales y minimizar (sin eliminar) el espacio para productos no esenciales. Aumentar los “facings” de productos esenciales para mantener la disponibilidad durante más tiempo. Para los productos no esenciales, reducir el número de “facings”, pero se ha de ser estratégico en la forma como se muestran estos productos. Optimizar la ubicación y la posición puede captar la atención del comprador e incrementar las compras compulsivas, especialmente si se combina con ofertas y promociones.

Finalmente, observemos de cerca los niveles de stock de seguridad. La optimización del espacio de almacenaje de la trastienda es importante para manejar las entradas de productos esenciales, reduciendo el stock de seguridad para los productos no esenciales. También debería limitarse el inventario a lo que cabe en las estanterías cuando sea posible. El sistema de gestión de inventario debería poder automatizar todos estos procesos.

Planificar de Forma Efectiva Para Futuros Ajustes de Inventario

Si bien los retailers van a estar bastante ocupados durante algún tiempo gestionando las fluctuaciones de la demanda, a corto plazo deben tener en cuenta las futuras tendencias y necesidades de inventario. De un año a otro, es probable que la demanda de productos esenciales como no esenciales sea muy diferente de la que es hoy.

Incluso en un futuro cercano, es probable que continúen los patrones de compra inusuales. El aumento inicial de la demanda se produjo por la “Compra pánico”, pero cuando se acabe esta fase, esperamos que los consumidores cambien el comportamiento hacia “la reposición de la despensa”. A medida que disminuyan las reservas de alimentos no perecederos, se puede optar por rellenar la despensa con artículos similares durante algún tiempo en lugar de volver a sus patrones normales de compra. Incluso si la demanda de productos enlatados no es astronómica, es probable que sea más alta que la demanda de referencia histórica.

Pero en realidad, no sabemos cómo va a cambiar el comportamiento del consumidor después de un evento tan extraordinario como éste. Si usted es uno de eso retailers cuya cadena de suministro ha tenido problemas para adaptarse a esta volatilidad, tiene que pensar en una estrategia tecnológica a largo plazo. Busque soluciones flexibles que le den a los usuarios la habilidad para que los procesos de negocio evolucionen y que coincidan con las necesidades cambiantes.

Autor

Rachel Dutton

Solutions Principal

Alex Jobin

Solutions Principal